Friday, March 17, 2006

Accidente OVNI


Jorge Tabé, testigo del accidente del Ovni de donde procederían estos trozos de material, realizó las siguientes declaraciones a los medios de comunicación:
"Vi un objeto semi redondo, el tamaño era de una campo de fútbol, tenía muchas ventanas y luces, sin ningún tipo de ruido, solamente lanzaba un fuerte viento. Yo me tiré de abdomen en el suelo y el Ovni se suspendió en el aire por unos 10 minutos arrojando luces rojas y verdes, después tomó una posición para volver a volar. En ese momento yo levanté la cabeza del suelo para mirarlo mejor. El Ovni se dirigió al Cerro la Cuesta del Viento, a poca velocidad, entre dos cerros o montículos grandes.
"Vi un Ovni muy cerca de mí, con una tremenda luz resplandeciente y forma de un platillo onces rozó con la punta de ese cerro, que tiene 5.200 metros de altura. Cuando chocó el Ovni yo vi con mis propios ojos que saltaron dos cosas luminosas de un color blanco azul resplandeciente y el Ovni subió a toda velocidad apagando sus luces y desapareció en el cielo".
Según Jorge Tabé aquella noche no pudo dormir tranquilo, y al día siguiente pago los servicios de un cabrero para que lo llevase a la zona del suceso. El sitio es de muy difícil acceso y siempre según Tabé, pago 8.000 pesos al cabrero para que lo guiara a esta zona casi inaccesible para el normal de los curiosos. Allí fue donde descubrió los dos pedazos de metal los cuales brillaban por el sol, se veían a gran distancia y dado el gran viento que azota esas cumbres decidió cogerlos rápidamente y se los llevó a su casa.
Luego de estas experiencias relatadas por el periódico El Día de Coquimbo, se comenzó una serie de relatos más o menos sensacionalistas donde incluso muchas veces participó Jorge Tabé, para luego retirarse agobiado de periodistas y entrevistas. Entre las cosas que se dijeron están:
Los objetos causaron averías en su televisor y otros artefactos domésticos de su casa.
Uno de los trozos cambio constantemente de color emitiendo colores diversos, estos efectos se acentuaban cuando el trozo estaba cerca del fuego.
Al acercarle un bastón de alto voltaje el supuesto metal proveniente de un Ovni rechazó los golpes eléctricos.
Los trozos de metal recogidos no responden a las tomas de un imán.
El día 3 de Febrero de 1994 cuando Tabé seguía manteniendo los trozos de metal guardados en un mueble del comedor bajo llave, según declaraciones del propio Tabé, seres de otro planeta se los llevaron para devolverlos el día 5 de Febrero y colocados en el mismo sitio. En este punto hay que agregar que Tabé dice haber observado huellas marcadas desde el patio de su casa hasta el comedor mismo. Estas huellas eran de forma triangular como las de una plancha de la ropa.
Estos son los metales analizados por el Laboratorio de Tratamientos Térmicos de La Serena, los cuales publicamos en este trabajo, y quedará para la historia de la ufología si Jorge Tabé ha sido engañado o ha vivido un episodio realmente trascendente, pero lo que sí queda claro, es que estos trozos de metal fueron trasladados a laboratorios de los Estados Unidos y del Japón más adelante el testigo principal, o sea Jorge Tabé, entro en el más grande de los silencios.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home